Archivos Mensuales: abril 2015

El arte de crear un libro

Estándar

Fotos libros

Soy una aficionada a los e-readers, me gustan mucho por su accesibilidad, costo y la facilidad que brindan al lector, son además fáciles de transportar y cómodos; podría decir que casi el 70% de lo que leo es en formato digital y me siento muy a gusto con mi Kindle. A diferencia de los fervientes defensores del libro analógico, no considero que  leer en digital disminuya tu capacidad de comprensión o concepción de una obra y menos que un “lector de verdad” solo lee libros físicos, aunque respeto su fetiche por la lectura en papel, soy de quienes creen, que lo importante es leer, en el formato que deseemos, pero leer al fin y al cabo.

 

Ahora bien, una cosa es hacer uso de las bondades que nos ofrece la tecnología y otra muy distinta, desconocer que existen libros que son verdaderas obras de arte, tanto por su contenido, así como la semiótica de sus ilustraciones, maquetación, colores y diseño interior, lo cual por mucho que amemos leer en digital, nos brindará siempre una experiencia sensorial única, al permitirnos tocarlo y ojearlo, porque de alguna forma, creamos un vínculo con los artistas que pusieron su creatividad y esfuerzo para que llegue a nuestras manos un producto de calidad, que a la vez es un objeto bello, tan apreciable como un cuadro o una pieza musical.

 

Muchos de estos libros son la unficación de varias manifestaciones artísticas, y leerlos representa un verdadero deleite,  les pondré un ejemplo: La poetista Alejandra Pizarnik publicó por primera vez en 1966 un pequeño texto titulado La condesa sangrienta, que seis años más tarde, se convirtió en un libro. La historia se  basa en la aristócrata húngara Erzsébet Báthory y fue desconocido por muchos, hasta el 2009, cuando se publicó una edición de lujo, magistralmente ilustrada por el artista Santiago Caruso, obteniendo una increíble demanda. El libro es una verdadera joya de colección para quienes admiren la obra de Pizarnik, y fue gracias a la edición analógica, que este libro no cayó en el olvido. Si desean conocer más detalles sobre el personaje que inspiró este fascinante relato, pueden encontrarlo en este video.

 

Y es que hacer libros es un arte, como manifestó en alguna ocasión el famoso editor Gerhard Steidl es un trabajo que puede tomar meses o incluso años dependiendo de las necesidades del autor, porque cada elemento que conforma el futuro libro debe ser analizado a detalle; Steidl concibe su trabajo, como si se tratase de un perfumista,  cada papel, olor, aceite y textura son esenciales en su creación. Para mí, y estoy segura que para algunos de ustedes, han existido viajes literarios, en los cuales leer fue mucho más que disfrutar únicamente del contenido de un libro, y si no me creen, les invito a ver estos 5 vídeos que nos recuerdan lo que representa este prodigioso oficio para el escritor, el editor, el ilustrador y por su puesto, para nosotros, los lectores, ¡disfrútenlos!

 

 

El nacimiento de un libro, filmado por Glen Milner

 

El arte de hacer un libro, filmado por Willy Foo

 

 

Gerhard Steidl

 

 

David G. Forés: Delirios de amor y muerte: Edgar Allan Poe

 

What do you love about books?, realizado por The folio society

Anuncios

Un regalo por el día del libro infantil

Estándar

FullSizeRender (2)

Recuerdo uno de los primeros libros que abrí de niña: Una vieja compilación de cuentos de Hans Christian Andersen que me regaló mi padre; era un aficionado empedernido por los libros y la música clásica, e hizo de nuestra biblioteca familiar, un refugio de sosiego para todos y además el espacio ideal para realizar las tareas escolares. Apenas se sentaba en su sillón con un libro en mano, yo me acurrucaba a su lado con mis pequeños cuentos para leerlos, mientras él, sonriente me observaba en silencio, era una complicidad mutua, una especie de ritual que conservamos hasta hoy.  

 Mi padre no solo me enseñó a leer, sino también a apreciar a los escritores y  reflexionar sobre su obra. El traje nuevo del emperador, era para mí, más que un cuento, la inocencia del niño al exponer frente al pueblo una realidad evidente, de una forma tan valiente, me pareció un ejemplo de honestidad ante la opresión y el narcisismo del emperador de aquel reino y  El patito feo me dio toda una lección sobre el valor de la empatía; y es que Andersen, expresó su propio dolor en muchas de sus historias, más allá de ser un carismático contador de cuentos, guardaba frustraciones artísticas, personales y traumas infantiles, que lo llevaron en muchas ocasiones a la depresión,  no obstante, esto no limitó su imaginación ni su capacidad extraordinaria para penetrar en la complejidad de la condición humana y sus asimetrías. Si hay algo que caracteriza su obra y personalidad, es su profundo anhelo de ser amado, tal como lo vemos en La Sirenita y El soldadito de plomo

 

En honor a este prodigio de las letras, la Organización Internacional para el Libro Juvenil de Munich, a partir de 1967, instó a que cada 2 de abril (fecha del nacimiento de Andersen), se celebre en todo el mundo el día internacional del libro infantil, con el fin de rendir un homenaje a todos aquellos escritores e ilustradores que gracias a su ingenio, nos sumergen a niños y adultos en sus mundos mágicos  y nos recuerdan que en medio del caos, podemos ser piratas, sirenas, unicornios o lo que deseemos, leyendo y apreciando los detalles sencillos pero bellos de todo cuanto nos rodea.

 

Por este día, hice una selección de libros infantiles de autores como Dahl, Stevenson, Wilde, Zola, entre otros, para compartirla con ustedes en PDF, pueden descargar los libros desde este enlace. Aprovechemos estos días (que por cierto es feriado en mi país), para leer o releer aquellos libros  que nos enamoraron durante la infancia y de paso compartamos con nuestros hijos, sobrinos, primos o alumnos, estas historias maravillosas que merecen ser leídas siempre.

Si quieren echar un vistazo a la obra original de Christian Andersen, pueden hacerlo en este enlace