La aventura de crear una biblioteca digital (Parte II)

Estándar

 

Propiedad Intelectual y Bibliotecas digitales

Antes de proponer el proyecto de digitalización, debemos tener claro que tipo de institución es con la que vamos a trabajar, cual es el objetivo de crear una biblioteca digital y las necesidades de los usuarios, ya que de esto depende la clasificación de las obras. En el caso de librerías o páginas dedicadas a la venta de libros digitales como Lektu o Amazon, por ejemplo, el escritor que opte por comercializar  su libros a través de estas plataformas, adquiere mayor libertad en la gestión de los derechos de propiedad intelectual de su obra, a diferencia de una editorial tradicional. Si el escritor ha cedido, mediante un contrato editorial, ciertos derechos de explotación que incluyan clausulas de exclusividad sobre su obra, las limitaciones para que una biblioteca pública pueda digitalizarla son mayores y el trámite para obtener las respectivas autorizaciones pueden ser verdaderamente engorrosos. Por eso, recomiendo empezar con las obras de dominio público o aquellas que se encuentren publicadas bajo licencia Creative  Commons, preferiblemente de reconocimiento No comercial-Sin obra derivada (by-nc-nd), a  fin de precautelar la integridad de los textos que formarán parte de la biblioteca digital.

 

Dominio público en Ecuador

En la web, no encontraremos una lista de obras ecuatorianas que han pasado a ser de dominio público, pero nuestra legislación nos indica que pueden considerarse como tales, aquellas en las que han transcurrido 70 años después del fallecimiento del autor y en el caso de obras escritas en colaboración, este lapso rige a partir de la fecha del fallecimiento del último coautor. Con respecto a obras en abandono o cuyo autor se desconoce, se contarán 70 años a partir de la fecha de su primera publicación (siempre y cuando no conste un representante autorizado) y en aquellas comprendidas de varias partes, se contará este tiempo a partir de la fecha del último tomo o volumen publicado.

Debemos considerar que si ciertamente existen innumerables libros de dominio público, hay elementos inherentes a los mismos que limitan su reproducción, como por ejemplo ciertos textos de Arthur Conan Doyle o Bram Stoker, cuya traducción no se encuentra todavía bajo dominio público, por lo que recomiendo que en caso de que deseen integrar a la biblioteca obras extranjeras, visiten páginas como Public Domain Review, Dominio público en español Wikisource para verificarlo. En mi caso, como el objetivo de la institución, es otorgar libre acceso a textos literarios e investigativos de la provincia para viralizar esta manifestación artística y reducir la manipulación de textos que por el paso del tiempo son ahora frágiles, me rijo a lo dispuesto en las excepciones que nos faculta la Ley de Propiedad Intelectual en su art. 83, incisos c) y f), respetando los derechos morales de los autores. 

 

Dentro del proceso de selección, es importante tomar en cuenta algunos criterios técnicos en función de la relevancia de las obras para la institución y hábitos lectores de los usuarios, combinado con ciertas características físicas de los textos que podrían facilitar o dificultar su digitalización. De esto hablaremos en el próximo post, en base a los libros que voy seleccionando para este fin.

 

A continuación, les comparto este video sobre planificación y gestión de bibliotecas digitales, cada uno de estos módulos son cortos pero bastantes útiles y me son de gran ayuda para el proyecto, se los recomiendo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s