Archivos Mensuales: octubre 2014

La aventura de crear una biblioteca digital (Parte II)

Estándar

 

Propiedad Intelectual y Bibliotecas digitales

Antes de proponer el proyecto de digitalización, debemos tener claro que tipo de institución es con la que vamos a trabajar, cual es el objetivo de crear una biblioteca digital y las necesidades de los usuarios, ya que de esto depende la clasificación de las obras. En el caso de librerías o páginas dedicadas a la venta de libros digitales como Lektu o Amazon, por ejemplo, el escritor que opte por comercializar  su libros a través de estas plataformas, adquiere mayor libertad en la gestión de los derechos de propiedad intelectual de su obra, a diferencia de una editorial tradicional. Si el escritor ha cedido, mediante un contrato editorial, ciertos derechos de explotación que incluyan clausulas de exclusividad sobre su obra, las limitaciones para que una biblioteca pública pueda digitalizarla son mayores y el trámite para obtener las respectivas autorizaciones pueden ser verdaderamente engorrosos. Por eso, recomiendo empezar con las obras de dominio público o aquellas que se encuentren publicadas bajo licencia Creative  Commons, preferiblemente de reconocimiento No comercial-Sin obra derivada (by-nc-nd), a  fin de precautelar la integridad de los textos que formarán parte de la biblioteca digital.

 

Dominio público en Ecuador

En la web, no encontraremos una lista de obras ecuatorianas que han pasado a ser de dominio público, pero nuestra legislación nos indica que pueden considerarse como tales, aquellas en las que han transcurrido 70 años después del fallecimiento del autor y en el caso de obras escritas en colaboración, este lapso rige a partir de la fecha del fallecimiento del último coautor. Con respecto a obras en abandono o cuyo autor se desconoce, se contarán 70 años a partir de la fecha de su primera publicación (siempre y cuando no conste un representante autorizado) y en aquellas comprendidas de varias partes, se contará este tiempo a partir de la fecha del último tomo o volumen publicado.

Debemos considerar que si ciertamente existen innumerables libros de dominio público, hay elementos inherentes a los mismos que limitan su reproducción, como por ejemplo ciertos textos de Arthur Conan Doyle o Bram Stoker, cuya traducción no se encuentra todavía bajo dominio público, por lo que recomiendo que en caso de que deseen integrar a la biblioteca obras extranjeras, visiten páginas como Public Domain Review, Dominio público en español Wikisource para verificarlo. En mi caso, como el objetivo de la institución, es otorgar libre acceso a textos literarios e investigativos de la provincia para viralizar esta manifestación artística y reducir la manipulación de textos que por el paso del tiempo son ahora frágiles, me rijo a lo dispuesto en las excepciones que nos faculta la Ley de Propiedad Intelectual en su art. 83, incisos c) y f), respetando los derechos morales de los autores. 

 

Dentro del proceso de selección, es importante tomar en cuenta algunos criterios técnicos en función de la relevancia de las obras para la institución y hábitos lectores de los usuarios, combinado con ciertas características físicas de los textos que podrían facilitar o dificultar su digitalización. De esto hablaremos en el próximo post, en base a los libros que voy seleccionando para este fin.

 

A continuación, les comparto este video sobre planificación y gestión de bibliotecas digitales, cada uno de estos módulos son cortos pero bastantes útiles y me son de gran ayuda para el proyecto, se los recomiendo.

 

Anuncios

El Gran Hotel Budapest o el arte de sentir los lugares

Estándar

 

casa de las muñecas

 Los lugares antiguos, en especial aquellos que por el paso del tiempo conservan esa sutil gracia en sus ruinas, tienen un aire mágico y a la vez misterioso que al pisarlos nos transportan de inmediato a historias de antaño. El olor a polvo impregnado en sus rincones roídos nos recuerda cuan frágiles podemos ser y  de alguna forma, mucho de lo que nos identifica se queda en cada objeto personal que atesoramos porque es parte de lo que somos, soñamos y construimos en el día a día. Cada objeto al que le asignamos un significado especial por el motivo que sea, conserva un fragmento de nuestra memoria.

 Esta fue la sensación que me dejó  El gran Hotel Budapest del director Wes Anderson, mientras observaba los créditos finales de la película y es que hablar del Hotel Budapest, es hablar de la nostalgia de esos seres con quienes compartimos momentos felices, pero también de viejas aventuras en un lugar amado, porque lo que hace especial a esta edificación no es en sí su espacio físico como tal, sino los instantes que su protagonista abrigó en el.

 

 Pienso que aveces conocemos lugares en nuestros viajes, enfocados únicamente en lo que se ve en su fachada, en lo exterior de sus acabados y en escasas ocasiones prestamos atención a los detalles que van más allá de un hermoso tapiz o ventana pintoresca, no investigamos, carecemos de curiosidad por aprender lo que encierran sus paredes y nos conformamos por lo general con las explicaciones del guía turístico y la típica fotografía para evidenciar que estuvimos ahí, nada más; ojo no juzgo a quien lo haga, cada uno es dueño de su propia apreciación de las cosas, pero considero que es estimulante ser curioso, darnos la oportunidad de fusionar lo que descubrimos con nuestra imaginación y desprendernos de lo cotidiano por unas horas. A veces es bueno mirar más allá de lo evidente  y degustar de los espacios que transitamos.

 

Municipio de Guayaquil

 En lo personal pese a que soy completamente inexperta en temas de fotografía, me gusta realizar varias tomas de los diferentes lugares que visito con mi pequeña Cannon, siento que cada paisaje captado por mi lente, me permite por unos minutos ser parte de su sencilla inmensidad y soy absolutamente feliz, pero sé que a la final la cámara es tan solo un objeto mecánico que por sí mismo no reproduce nada, la belleza o fealdad de todo cuanto expresamos emerge desde nuestra propia visión del mundo.

cruzcementerio de san diego

mercado en blaco y negro Quito

Me gustan los lugares antiguos, tengo un cofrecito  donde guardo mis más preciadas posesiones personales,  amo los libros y por supuesto, escuchar algún tema instrumental, mientras los recorro, observo o leo. Estoy más que convencida de que el espíritu humano se nutre de conocimiento, buenas conversaciones y viajar a sitios diferentes; espero poder seguir haciéndolo por el resto de mi vida. Y a ustedes ¿Qué lugar, consola, libro u objeto les trae buenos recuerdos?. Espero me cuenten en la sección de comentarios. 

Por lo pronto les dejo con esta pequeña pero certera reflexión del personaje de El escritor (De nombre desconocido) , que tomé de esta maravillosa película, inspirada en el escritor austriaco Stefan Zweig, la cual les recomiendo mucho la vean:

 

“Es un error sumamente común que las personas crean que la imaginación del escritor siempre trabaja, que constantemente inventa una interminable cantidad de incidentes y episodios, que él extrae sus historias simplemente del aire, hablando con la verdad lo opuesto es lo cierto; cuando el público sabe que eres escritor, ellos te ofrecen los personajes y los eventos a ti, en tanto mantengas tu capacidad de observar y escuchar con atención, esas historias van a seguir llegando para seguir buscándote toda tu vida. Para el que con frecuencia escucha las historias de otros, muchas historias serán contadas”.

 

La aventura de crear una biblioteca digital (parte I)

Estándar

Éste es el primero de una serie de posts sobre mi experiencia de crear una biblioteca digital de libros de dominio público y bajo licencia Creative Commons para una biblioteca pública en la ciudad de  Machala.

 

Como amante de los libros y aficionada a la tecnología, desde hace algunos años me vengo planteando una pregunta: ¿Por qué con el auge del que actualmente gozan las librerías digitales tanto en Europa, Estados Unidos e incluso universidades y librerías públicas de países de América Latina, en Ecuador esto es un campo inexplorado?.

 

Buscando en la internet encontré algunas páginas de repositorios digitales que básicamente comparten tesis universitarias, en lo personal una de las mejores para mí es la de COBUEC porque además de poseer un gran volumen de material investigativo de varias universidades nacionales, la misma se encuentra disponible bajo licencia Creative Commons y permite la descarga de documentos con facilidad. Sin embargo, no encuentro todavía una biblioteca que haya apostado por la digitalización de obras literarias de dominio público para su libre acceso y considero que estamos desperdiciando la oportunidad que nos brinda el apogeo del uso de dispositivos móviles. Según una investigación realizada por la Red Visual (VNI)  se cree que para el año 2018, Ecuador aumentará en un 13% la conexión de estos dispositivos.

 

Aspectos previos a considerar

 

Actualmente vivo en Machala, provincia de El Oro, ciudad con una población de alrededor de 232.000 habitantes. Según un estudio realizado por la INEC en el 2012 sobre hábitos de lectura en Ecuador, Machala se encuentra entre las 5 ciudades más lectoras del país, ocupando el tercer lugar por debajo de Guayquil y Ambato (Puedes leer este documento aquí), cuenta con dos bibliotecas públicas y una librería. Como mi objetivo es el de digitalizar obras de dominio público de la provincia, en razón de que en internet no hallé prácticamente nada al respecto, opté por emprender este proyecto en la Biblioteca Matilde Hidalgo de Procet, de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo El Oro.Es importante que previamente a realizar una propuesta para crear una biblioteca digital, te dediques a observar por varios días como es el movimiento de esta, cuantos usuarios acuden a diario, en que horarios y en especial cuales son las obras más solicitadas, también conversar con quienes se encuentren a cargo sobre las necesidades de la misma es muy importante.

 

Obtenidos ciertos datos, que me sirvieron posteriormente para la propuesta del proyecto,  me dispuse a buscar una plataforma  para subir este tipo de obras, la ideal para mí fue Wikisource de Wikipedia, por la facilidad que te brinda para subir obras de forma colaborativa y te permite además exportar archivos en varios formatos. El mejor programa que encontré para convertir libros a formato epub y mobi fue Calibre. El objetivo es que la portada de cada libro conste en una página de la institución con una breve descripción de la obra y el enlace de descarga a Wikisource.

 

 Una de las mayores inquietudes de las autoridades interesadas en el proyecto era: Si los jóvenes van a acceder a los libros de la biblioteca desde su dispositivo móvil con este proyecto, ya no acudirán a la biblioteca, por lo que incluí en mis apuntes tras las primeras reuniones, la realización de eventos denominados editatones a fin de incorporar al proyecto a estudiantes, docentes y público en general tanto en la edición de contenidos sobre exponentes de la literatura de la provincia, así como en la subida de los libros a Wikisource para generar una mayor concurrencia y actividades dinámicas en la biblioteca, al respecto escribí hace algún tiempo este post.

 

Ahora venía algo importante ¿Cómo realizar la propuesta y metodología para la selección de estas obras?, ¿Es suficiente quedarnos con lo que nos dice la ley con respecto a los plazos que establece para que una obra sea considerada de dominio público? ¿Qué hay que tomar en cuenta con respecto a contratos editoriales?. Esto y más en el siguiente post.

 

Fuentes:

68% más dispositivos  con internet móvil para el 2018 en Latinoamérica– Diario Metro Ecuador

All Hallow’s read: A compartir libros de terror en octubre

Estándar

 foto All hallo's read

Llegó octubre, mes de la víspera de todos los santos o conocido por muchos como noche de brujas. En los países anglosajones los niños aprovechan para jugar “dulce o truco”, pedir caramelos y usar disfraces terroríficos y divertidos;  mientras que para otros es la época de cosecha espiritual y rendir  un homenaje a los espíritus de nuestros ancestros.

 Este año,  el escritor Neil Gaiman, conocido por su famosa serie de comics The Sandman y  libros como Coraline , American Gods y  Buenos presagios, ha propuesto algo especial con motivo de esta fecha: En lugar de obsequiar dulces, obsequiemos  libros de terror para fomentar el hábito de la lectura.

Al ser aficionadas de este género literario, así como de las historias de Neil, mi amiga Natalia @naticartolini y yo nos hemos unido a esta iniciativa hace unos días, a fin de compartir con ustedes durante este mes, los enlaces de algunos libros  de terror en formato digital, que se encuentran previamente disponibles en internet. Si desean leer estos libros, así como aportar con sus sugerencias literarias, es muy sencillo, solo tienen que enlazar el libro de terror-suspenso que deseen (De preferencia en formato pdf, mobi o epub) con el hashtag #AllHallowsread a través de las redes sociales Twitter, Google Plus y Facebook. El objetivo, es aprovechar esta fecha para regalar a sus amigos un libro de terror disfrutable de principio a fin, ¡anímense a compartir!.

Si de pronto no saben donde encontrar estas obras, les dejo esta  lista de algunas páginas de bibliotecas digitales de dominio público, en donde pueden descargar libros de terror y otros géneros:

 A continuación les comparto el video de Neil, donde nos cuenta sobre  esta ingeniosa idea  

Imagen: Natalia Cartolini