Una mirada a Susan Sontag

Estándar

?????????????????????????????????????

En una de mis acostumbradas visitas a la librería Mr. Books me encontré con este maravilloso libro biográfico, escrito por la argentina Paola Piacenza sobre una de las figuras más representativas  de la literatura de los años 60’s en Estados Unidos y el mundo: La multifacética  Susan Sontag.

Hablar de Sontag, es hablar de la transgresión de los convencionalismos, establecidos no solo en la sociedad y en el arte sino también en  la  concepción  de  sí misma como pensadora y mujer. Utilizó  la escritura como un arma eficaz para expresar lo que sentía frente a las  miserias sociales  que encontró en sus innumerables viajes periodísticos y  la tan convulsa metamorfosis política de su época.

Crítica y diáfana al momento de opinar, manifestó sin reparo alguno, verdades que para  muchos  escritores  resultaron  no solamente incómodas sino incluso perversas,  lo que  la condujo a más de un enfrentamiento con la élite intelectual de su país.  Recordemos,  por ejemplo,  su artículo “Miremos la realidad de frente” sobre los ataques  ocurridos el  11 de septiembre del 2001, en el que calificó al gobierno de Estados Unidos como cobarde por los ataques cometidos contra Iraq y similares atropellos a la autonomía de otros países, o cuando catalogó al comunismo ruso como  una “dictadura con rostro humano”; es notable también,  su activa participación en El Mayo francés que cobró la vida de cientos de jóvenes, que levantaron su voz de protesta en contra del régimen Gaullista.

Además de su activismo social, nuestra escritora también fue una apasionada por los libros, la fotografía  y el cine. Sus encuentros cinéfilos más edificantes  fueron con los  filmes de Godard y Truffaut  e inspirada por éstos, dirigió dos películas y dos documentales conservando siempre la musa de la reinvención en  su vena  artística. Brillante, carismática y  punzante, fue  una  militante incansable en la lucha de los derechos por  la igualdad y un mundo libre de conflictos bélicos.

Las siguientes frases, son parte del trabajo investigativo realizado por Piacenza para este libro y como leeremos más adelante, evidencian esa espontaneidad audaz que caracterizó a Sontag en cada una de sus entrevistas y ensayos a lo largo de toda su vida: 

“En las ocho casas y departamentos en que había vivido antes de ésta, nunca había tenido un dormitorio para mí sola. Ahora lo tenía sin pedirlo. Mi puerta propia. Ahora podía pasarme horas leyendo a la luz de la linterna, luego de que me mandaran a la cama y me dijeran que apagara la luz…”

“Seguir creciendo, quiero desarrollarme, quiero volverme  más sabia  […] Creo que es demasiado fácil instalarse en una serie de ideas después de una cierta edad, y pasarse el resto de la vida con las mismas ideas. No quiero hacer eso.”

“Solía recostarme en  mi cama y ver mi biblioteca empotrada en la pared. Ahí estaban mis 50 amigos. Un libro me  permitía cruzar a través de un espejo. Podía ir a otro lugar. Cada libro constituía una puerta hacia un reino mágico.”

“Ser viajero- y los novelistas a menudo son viajeros-es recordar siempre la simultaneidad de lo que está pasando en el mundo, su mundo y el mundo muy distinto del que ha visitado y del que tiene a la vuelta de casa.”

“La enfermedad es el lado oscuro de la vida, una ciudadanía más cara. A todos al nacer nos otorgan una doble ciudadanía, la del reino de los sanos y la del reino de los enfermos. Y aunque preferimos usar el pasaporte bueno, tarde o temprano cada uno de nosotros se ve obligado a identificarse al menos por un tiempo, como ciudadano de aquel otro lugar.”

“Escribir es ejercer con especial intensidad y atención, el arte de la lectura. Se escribe a fin de leer lo que se ha escrito.”

“En la sala de quimio, en el hospital, no eres el único paciente. En una esquina hay alguien vomitando, en la otra una enferma conversando en tono mortecino con su esposo  […] Eso es la realidad. Y yo quiero vivir toda la realidad que pueda, no esquivarla.”

 “Hoy, la hegemonía norteamericana no amenaza la vida de tres millones sino de incontables millones de personas que, como los indios, nunca han oído hablar siquiera de los Estados Unidos de  América.”

“La literatura es diálogo, sensibilidad. Podría definirse la literatura como  el resultado de la evolución de las diferentes respuestas sensibles del género humano ante lo que está vivo y lo que está moribundo, como resultado de la evolución de las culturas y la interacción de unas culturas con otras.”

 En lo personal existen 3 obras de esta fantástica  escritora que me gustaron mucho: “El Benefactor”, el cual puedes leerlo aquí 

“Sobre la fotografía”, cuyo enlace lo encuentras aquí 

Y mi favorito “El amante del volcán”, que puedes descargarlo aquí

DZ 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s