Sincronicidad

Estándar

 

music.jpg

No existe la casualidad, lo que se nos presenta como azar surge de fuentes profundas

12 de septiembre del 2011. El reloj marcaba las ocho y los minutos me parecían eternos, algo impaciente  me senté en el sofá de la sala a observar la ciudad desde la ventana, no era la primera vez que salíamos sin rumbo fijo a probar lo que nos ofrecía la noche pero cada reencuentro siempre marcaba el descubrimiento de algo diferente, ya sea alguna particularidad en su mirada o el nuevo tema que le obsesionaba en esos días y que de seguro escucharíamos a todo volúmen en su auto. Con él rara vez se sabía donde o cómo concluiría la velada pero siempre había buena música de por medio y un torrente de conversaciones dignas de atesorar, eso era suficiente para mí. Me encontraba parada frente al espejo intentando arreglar mi cabello cuando de repente recibí su mensaje en el celular: “Ya llegué”, enseguida me hice un moño y bajé al parquadero, su chaqueta café de cuero y esa camiseta de Zelda eran inconfundibles. Sonreí.

Al entrar al auto me dejó sin piso con Sick love de Bob Dylan en la playslit -¿Qué tal tu día mujer?- me dijo con su típica sonrisa- Como para aplicar la ultraviolencia a algunitos, vamos por una cerveza-Le contesté. Llegamos un bar ubicado en el centro histórico. Pedimos una par de tragos y algo para picar. Por lo general no me gustan los sitios donde hay demasiado ruido, pero éste se encontraba vacío. El lugar era acogedor, sin duda, los muebles de cuero negro combinaban a la perfección con los discos de vinil que colgaban del techo y las paredes cubiertas de íconos del rock clásico le daban un aire de psicodelia setentera; cada imagen era un misterio develado, el espejo de una época perdida transformada en arte. Me gusta tanto- pensé- ¿El lugar o él? Me interrogó otra voz en mi cabeza, nuevamente sonreí.

Como siempre la conversación versó sobre libros y obsesiones mutuas, el contacto visual se  hacía más intenso al coincidir en alguna palabra, entretanto las notas de Gustavo Cerati nos acompañaban. Ya entrada la media noche tomó suavemente mi mano y la puso en su rostro.

-A veces el mundo es perfecto- me dijo.

-Hoy por ejemplo- le contesté


Al cabo de unas horas, nos encontrábamos sentados en el balcón de un hotel de estilo colonial. Las onomatopeyas citadinas se mimetizaban con el paisaje insomne de sus calles mientras un viento helado revolvía mi cabello al ritmo de Touch me, de The Doors. Sus manos fueron más explícitas que cualquier palabra y claro… yo pretendía no percibir sus intenciones, ¡maldita timidez! A veces, las mejores escenas de tu vida se resumen en hechos sencillos, como escuchar canciones de otra época en medio de la oscuridad junto a alguien querido, porque pocos placeres crean una conexión tan poderosa y vibrante entre los humanos como la música.

En su famosa teoría “Armonía de las esferas” Pitágoras relacionaba la música del cosmos con los seres humanos, para él cada planeta producía una nota en el espacio que obedecía a proporciones numéricas. El filósofo, creía que al igual que los objetos celestes el alma se encontraban regida por esas proporciones metafísicas, lo que determinaba su trascendencia en el universo. Para Pitágoras, la música era el alma del mundo, y esta teoría serviría de inspiración para Platón unos años después.

cropped-vinyl-record

De The Doors pasamos a Janis Joplin luego a Nina Simone  y finalizamos con Time, de Pink Floyd, su mano acariciando mi cintura era nuestro único contacto físico hasta ese momento cuando de repente salió LA canción, ya saben, aquella que siempre abre la puerta a los demonios que guardamos y nos deshinibe más que cualquier droga o licor que tomemos. All my love de Led Zeppelin sonó tan fuerte que parecía acallar al viento  y como si cada frase de su letra pusiese subtítulos a los pensamientos, nos rendimos a su ritual de placer. Durante horas nos fusionamos en aquella sincronía musical una y otra vez, y entre roces y mordiscos violentos, escuchaba a manera de susurro:

The tides have caused the flame to dim 

at last the arm is straight, the hand to the loom 

is this to end or just begin?

Una vez más el tuvo razón, ese disco era la perdición.

A la mañana siguiente un olor a café recién preparado interrumpió mi sueño, lo primero que encontré fueron sus ojos verde aceituna escudriñando mi cuerpo, parecía que había permanecido en vela el resto de la madrugada. Besé con lentitud su nariz y me levanté para abrir la ventana. M conocía muy bien mi gusto por los huevos perico y el jugo de naranja, todo lo había pedido de forma impecable; mientras cantaba Whole lotta love a viva voz comprendí cuanto le quería, no entiendo por qué nunca se lo dije.

Al despedirnos me estrechó con fuerza y me dio un largo beso, ¿alguna vez sintieron que podían detener el tiempo en un abrazo?  Es una mezcla de vigor y debilidad indescifrable. Aquella fue la última vez que nos vimos, una semana después partió hacia Europa y cada quien creó su propio sueño. Hace poco me dijeron que se había casado y que sus proyectos geek marchaban bien, me alegré mucho, siempre quise que encontrara el sosiego que tanto buscaba. Si hoy escribí sobre nuestra noche  fue porque hace unas horas me llamó por mi NO cumpleaños como solía hacerlo en esa época. Estos últimos minutos han sido toda una analepsis hacia aquellos hermosos días de placeres y euforia musical.

-Extrañaba tanto conversar contigo mujer- me dijo

-Sí, ha sido tan raro recordar lo que fuimos- le contesté riendo

Un poco antes de despedirnos me dijo que le espere un momento. Escuché claramente su caminar presuroso. Cuando regresó me dijo con voz entrecortada:

-Perdón por la demora, no quería irme sin antes hacerte escuchar esto. Entonces puso en el auricular el conocido estribillo que jamás olvidaré:

For many hours and days that pass ever soon 

the tides have caused the flame to dim…

All of my love, all of my love, all of my love to you

Por un hermoso fragmento de tiempo, volvimos a ser esferas celestes…

Fin

Anuncios

Instrumental, de James Rhodes y el acto de escribir

Estándar

James Rhodes, de Kate Baker

Tengo una historia muy entrañable con este libro. Resulta que hace unas semanas me hallaba en busca de ideas para mi proyecto literario del nuevo año lectivo, pero el exceso de información anexado a mi bloqueo lector  fueron una combinación inoportuna durante aquellos días. Iba de página en página buscando algo de inspiración y cuando consideré que la carencia de ideas empezaba a afectarme emocionalmente decidí darme un respiro y tomé un vuelo hacia mi ciudad natal Quito.

Al instalarme cité a uno de mis mejores amigos quien además de ser un lector voraz, es una de las personas más coherentes que conozco. Es genial tener en tu vida a gente con la cual puedas charlar sin tapujos sobre lo que de verdad importa y reír por cuestiones que solo quien tiene un frikismo similar al tuyo comprende. En determinado momento de la conversación tocamos un tema de mutua preocupación: El bloqueo creativo. Muchas veces trabajamos con tanto empeño en algo pero notamos que no tiene una dirección fija, entonces nos detenemos, procastinamos y posponemos ciertas cosas porque sencillamente no sabemos hacia dónde se dirige lo que hacemos, no obstante  como leí en este artículo nuestro cerebro siempre está creando ideas, solo que no las organizamos conforme a nuestros objetivos ni las documentamos. Es importante pensar en como darles vida, por muy disparatadas que nos parezcan en un inicio. En medio de aquellas reflexiones le pregunté si había leído o hecho algo que de alguna forma contribuyó a renovar su estado de ánimo y me recomendó un libro que hoy amo, se llama Instrumental y su autor es el aclamado concertista de piano James Rhodes.

Hay tanto que decir sobre este libro, desde la primera página el escritor te deja en claro la razón que le motivó publicarlo: El abuso sexual que sufrió durante su niñez y cambió su vida para siempre. Sin embargo más allá  de narrarnos las distintas facetas de un trauma infantil y sus secuelas tanto físicas como emocionales, Instrumental es un homenaje al arte y la capacidad de curarnos creando; en cada capítulo Rhodes nos sumerge en anécdotas de compositores clásicos que inspiran su pasión musical pero también nos brinda una mirada bastante elocuente sobre la industria cultural siendo estas reflexiones uno de los aspectos más invaluables del libro. De todo lo releído he sacado algunos fragmentos interesantes que se me dio por asociarlo al acto de escribir, de hecho a todo aquello que implique crear arte de cualquier índole y que consideré vale la pena compartir. A continuación veremos 5 de ellos:

¿Y si en vez de un club de lectura te unieras a un club de escritura? En el que de todas las semanas tuvieras la obligación (de verdad) de llevar tres páginas de tu novela, novela corta, obra de teatro, para leerlas en voz alta…¿No merece la pena explorar esa posibilidad?

Uno de mis fragmentos favoritos sin duda, ¡cuán difícil resulta a aveces empezar algo nuevo debido a esas voces autocrÍticas que inundan nuestra mente! Algo es cierto, nunca llegamos a estar cien por ciento satisfechos con todo lo que escribimos, de hecho, en el transcurso del tiempo al releernos llegamos a pensar que pudimos haberlo escrito mejor o de otra manera, pero esto solo lo descubrimos  en el ejercicio diario. Como diría Neil Gaiman, la mejor forma de aprender a escribir es escribiendo. Sí, la inspiración nos ayuda a arrancar pero la constancia la mantiene (Con todos y sus errores que no son pocos durante el proceso créeme). Vale la pena meter las manos al lodo y hacerlo.

Que la experiencia sea una inmersión, algo íntimo, excitante e informativo. Nos saltamos las reglas y hacemos lo que nos place…Lo importante era llegar al mayor número de personas posibles, de llevarles algo que quizá  no conocían aún, y hacerlo de una forma que fuera accesible y cómoda para todos 

Publicar lo que escribes bajo formatos accesibles y conectarte con los lectores más allá de la introducción del libro genera un clima de amabilidad y habla mejor de tu trabajo y lo que creas. Resultan bastante tediosos estos escritores que apenas empiezan a publicar su trabajo y ya se inflan de ego creyendo que sus libros solo son para cierto grupo “selecto” o peor aún, aquellos que nunca contestan una sola mention y se la pasan enlazando links sobre sí mismos o RTs de elogios. Si en verdad quieres llegar al lector es hora de que dejes de darte auto abrazos virtuales y compartas algo más que TU contenido.

Cuando me propusieron que escribiera este libro sugerí por Twitter a la gente que hiciera lo mismo, que redactáramos todos mil palabras por día. Saber que dentro de un par de meses existirá unos cuantos relatos nuevos, más novelas, obras de teatro y novelas cortas, que unos cuantos de nosotros estamos haciendo algo modesto pero gigantesco todos los días, es algo muy especial para mí.

La inmediatez siempre me ha parecido la peor forma de matar la creatividad. cuando te embarcas en algo, sea de la índole que sea por default estás dispuesto a todo: Al fracaso, a horas extenuantes de trabajo, a la concentración, a horarios para dedicarte a lo que te gusta. No nos engañemos, la utopía del escritor que deja todo únicamente para escribir  no es una opción factible para muchos (en primera instancia), como dice Mario Vargas Llosa en Cartas a un joven novelista no confundamos la vocación literaria con el relumbrón económico que a contados escritores depara la literatura. No obstante considero que sin importar lo que hagas para ganarte la vida, los pequeños logros cotidianos estimulan y pulen el quehacer narrativo. Escribir algo al menos una hora al día ya sea en la tablet o el cuaderno, incluso esas frases sueltas que escuchamos y nos parecieron hermosas. En el mundo de la escritura todo sirve, solo debemos escoger en que encajamos aquello que nuestra mente atrapó, redactarlo y publicarlo, aunque sea modesto. Es un ejercicio tan plácido y liberador  que con el tiempo rinde sus frutos.

Hace mucho tiempo la cantidad superó a la calidad. Por lo visto tener más de todo es mejor

Una gran verdad, la industria editorial hoy en día se enfoca en publicar a escritores que responden a la demanda de los nuevos lectores. Ahora vemos más libros juveniles llenos de pobreza argumental y personajes planos, que se exhiben en las vitrinas de las librerías cual zapatos en rebaja; contenidos más “accesibles” y orientados para una generación que lee poco o consume mayormente información en la web y requiere entretenimiento rápido, interactivo y sencillo. Si tomamos en cuenta que los ebooks tienen menor demanda que los libros en papel y que estos últimos han sufrido un gran debacle en ventas durante los últimos años diríamos que nos encontramos ante la necesidad apremiante de cambiar de estrategias de marketing, publicación y formas de persuadir al lector. Algo que influye de muchas maneras en lo que escribimos, al formar parte de una sociedad que consume en pastillas de todo y no se concentra en nada.

…con el paso del tiempo después de una hora o dos o cuatro todos los días aquello coge cuerpo hasta que unas semanas después salgo a un escenario y toco la pieza de memoria. Para mí eso es la vida. Algo estimulante, satisfactorio y digno. Esto no solo se aplica a la  música y a la escritura, sino también a las relaciones, esto supone una revolución; me permite sustituir toda la energía negativa de mi vida por algo liberador y valioso.

Y sí, a la final todo aquello que llamamos bloqueo mental, bajones creativos o afectivos se cura (Incluido otros procesos emocionales) siguiendo un solo camino: El de la creación. Así que a embarcarse en serio en ese proyecto fotográfico que has planeado desde el año pasado, a publicar de una vez por todas esos cuentos guardados en la computadora , concluye ese libro que dejaste a medias, dibuja ese cuadro, autoedúcate en programación, edita más textos, ensaya esas canciones, etc. Todo se resume en just do it!

Les recomiendo mucho este libro, si desen leerlo en digital comenten al final de este post para enviárselo. Mientras tanto les dejo este video de James junto a su gran amigo, el actor Benedict Cumberbatch durante una sesión magistral de piano:

Imagen: Kate Baker, tomada de la página http://www.jamesrhodes.tv/

 

Retratos Arcanos (Parte I)

Estándar

Estas fechas tienen la particularidad de la nostalgia, a veces no sé si lo que rememoro es algo vivido o tan solo el recuerdo de un sueño inconcluso. El tiempo ha desfigurado los escasos detalles que conservo, al punto de que me resulta difícil dibujar en la mente la línea que separa lo ficticio de lo real.

Tenía once años años cuando ocurrió. Para aquel entonces cursaba el sexto grado de escuela y presentaba problemas para socializar con otros niños. En la edad en que se supone debería reinar la vitalidad yo era una impúber callada y huraña, mi refugio cotidiano eran mis libros y los discos que mi padre guardaba con celo en la biblioteca familiar. Aquella tarde una tormenta bañaba la ciudad, cuando entré a la casa me tropecé con varios rostros acongojados y a mi padre al final del pasillo abrazando a mi hermano; no comprendía nada, todo era confuso  y ninguno de los presentes se tomó la molestia de explicármelo. Finalmente me acerqué a papá y le pregunté qué ocurría. Con lágrimas en los ojos me contestó: “Mamá murió esta maña, hijita”. Admito que no me sorprendió tal noticia, tras años de librar una batalla insufrible contra el cáncer la muerte de mi madre era cuestión de tiempo. No lloré ni tampoco le di palabras de consuelo como se espera en estos casos. Tan solo deseaba estar sola.

Subí a su habitación y me senté al pie de la cama a observar la lluvia. La muerte puede ser un hecho tan doloroso como inexplicable cuando tienes apenas once años, generalmente los adultos se desviven por enseñar a los niños  a ser felices pero nadie te explica cómo afrontar la pérdida de quienes amas. Me frustró tanto la incapacidad de hablar sobre aquello que mi alma gritaba, que decidí, desde ese instante guardar silencio…Un silencio ensordecedor que duró cerca de dos años. Ni los innumerables tratamientos psicológicos o el cariño de mi padre pudieron devolverme el deseo de decir algo; todo intento por escuchar mi propia voz era inútil.

Los días se transformaron poco a poco en una parodia lacerante. Además de mi mutismo surgieron otros motivos de preocupación para la familia, bueno… lo que quedaba de ella (aún hoy siento un escalofrío que recorre mi espalda cuando lo evoco). A los pocos días de haber enterrado a mamá, nuestra antigua casa se inundó de ruidos extraños, sonidos de pasos presurosos en el patio, risas lascivas que parecían esconderse tras las cortinas del segundo piso y sombras que se reflejaban en los espejos de la sala. Lo más perturbador eran los rugidos que provenían de la habitación de mi madre, sobre todo en las noches de lluvia.

#RutasLiterariasEC Libros de segunda mano en Ecuador

Estándar

¿Qué es una librería?, ¿Un lugar donde venden libros y textos escolares?, ¿Un espacio para sentarse a leer una novela que nos gusta?, ¿Un sitio para acceder al conocimiento? Son muchas las definiciones que se han desarrollado a lo largo de la historia, su función ha mutado conforme a las necesidades culturales de cada ciudad y aunque para la RAE biblioteca y librería signifiquen prácticamente lo mismo, hoy en día es  necesario que ambas  promuevan actividades que motiven la lectura. En Ecuador no existen muchos lugares con este concepto, no obstante  de a poco han surgido estos espacios gracias a la gestión de instituciones privadas que comprenden a plenitud el valor de generar una cultura de deleite artístico más allá de la concepción del libro como un producto de mercancía.

Vivimos en un país donde es más barato adquirir una botella de cerveza antes que un texto literario, esto se debe en parte al oligopolio ejercido por ciertas librerías cuyos precios excesivos han configurado al libro como otro artículo de lujo accesible solo para cierto grupo lector, así como la falta de políticas eficaces para promover hábitos de lectura tanto en espacios públicos como en establecimientos educativos. Las bibliotecas digitales han facilitado el acceso a practicamente todo género literario, pero no todos gustan o se sienten cómodos leyendo en este formato, en ese caso ¿Dónde se pueden adquirir esos libros que tanto nos gustan a precios pagables en el 593?  A continuación les comparto la primera parte de una lista de lugares  que encontramos hace unos días junto a mi amiga  @naticartolini (Otra devoradora de letras), en la ciudad de Quito:

Café libro Bohemia

Este centro cultural fue inaugurado hace casi 23 años por Silvia Garrido y Gonzalo Proaño,  dos amantes de la literatura y la música quienes fusionaron ambas aficiones en este cálido café donde además de promoverse el intercambio y venta de libros usados en su local adjunto, también es un espacio para la tertulia literaria, clases de baile y talleres artísticos. La mayoría de obras que poseen son clásicos de la literatura, filosofía  y ciencias sociales. A pocos pasos de este lugar existe otro local pequeño donde también venden obras literarias de segunda mano bastante interesantes, los ´precios oscilan entre los 5 y 10 USD por libro.

Ubicación: Calle Leonidas Plaza N. 25-56 entre Wilson y Veintimilla

Horario de atención: 12H00-2H00

Librería Comelibros

Este lugar de libros de segunda mano se caracteriza principalmente por vender ediciones en cuero muy hermosas y en perfecto estado de autores clásicos, así como de algunos contemporáneos especialmente de habla hispana. También venden libros sobre anatomía, historia, contabilidad y manualidades a precios realmente módicos. Obras  de autores como Mario Vargas Llosa, Gabriel García Marquez, Rosa Montero, Arturo Pérez Reverte, Günter Grass entre otros tienen un valor de entre 2 a 10 USD. En lo personal recomiendo mucho las ediciones antiguas de cuero rojo y verde, cada una cuesta 5 dólares y contienen las obras completas de varios escritores.

Ubicación: Av Manuel Larrea N6-56 y Río de Janeiro

Horario de atención: De lunes a viernes de 9H30 a 17H30 y los sábados de 9H30 a 14H30

Comelibros 2

Librería Mundodibooks

Esta librería es perfecta para quienes buscan las ediciones Salvat y aquellos textos literarios que los maestros de Lengua y Literatura suelen solicitar a los alumnos a lo largo del año escolar. Cada tomo de esta inolvidable colección cuesta 0,50 ctvs. Asimismo posee obras de autores del género de terror como Stephen King y Ira Leving a precios de 5 y 7 USD y para los amantes de las biografías una excelente colección de pasta dura de varios escitores, músicos y pintores. Esta librería tiene varias obras de la ganadora del Premio Nobel Doris Lessing a 5 USD, por lo que les recomiendo mucho reparar en el librero con puertas de vidrio ubicado a la entrada del local.

Ubicación: Calle Oriente O3-136 y Vargas

Horario de atención: De lunes a sábados de 9H00 a 17H00

Mundolibros

Librería Mundilibros.jpg

Librería Nacional- La Casa del Artista

Entrar a este lugar fue un  viaje mágico en el tiempo. Imaginen una casona antigua de estilo colonial  y pilares de piedra. Al entrar vemos varios libros de antaño con el cartel de descuento y en su interior encontramos mesas llenas de más libros increíbles. En el centro hay una tarima enorme con una rockola y dos parlantes. Al lado derecho un mesón cubierto de delicias tradicionales y al fondo una serie de asientos de avión (Sí leyeron bien de avión) con mesas y paredes cubiertas de dibujos de barrios legendarios de la ciudad. El ambiente huele a canela y choclos con queso mientras se escucha a lo lejos las notas de un pasillo  en la voz de Olimpo Cárdenas.

Así es la casa del Artista, un lugar para degustar del arte, la literatura y la música al más puro estilo de los años 50’s. Su propietario, el señor Roberto Álvarez nos platicó sobre la importancia de rescatar este tipo de espacios porque forman parte de nuestra identidad cultural, esa que nace en los barrios, en las costumbres de antaño y las historias que nos contaban nuestros abuelos de niños. Los remates de libros se realizan aquí todos los sábados y de lunes a viernes se atiende en la Librería Nacional ubicada a pocos pases de este centro cultural.

Ubicación: García Moreno N6-84 y Olmedo

Horario de atención: De lunes a viernes de 9H00 a 17H00 y sábados de 9H00 a 00H00

centro cultural 5.jpg

Centro cultural 3

Centro cultural

 

Librería La Luz

Esta librería fue creada hace casi 5 años y la verdad me asombra no haberla visitado antes. De nuestro recorrido esta ha sido mi favorita ¿Por qué? Por la variedad que ofrece. Aquí resulta fácil permanecer varias horas recorriendo sus estanterías. Hay de todo en realidad, desde obras clásicas, biografías, libros de historia, leyendas ecuatorianas, medicina (ningua tiene desperdicio), hasta novelas de ciencia ficción y fantasía. En lo personal recomiendo mucho las ediciones de obras completas de autores como el Marqués de Sade, Friederich Nitzsche, Arthur Conan Doyle entre otros; cada uno de estos tomos cuestan alrededor de 15 USD pero vale la pena cada centavo créanme. Asimismo encontrarán la obra completa de H.P.  Lovecraft, J.R.R. Tolkien, Issac Assimov, Julio Verne, Sigmund Freud, Carl Jung entre 5 a 17 USD y todas las ediciones de Best Sellers de la editorial Oveja Negra a precios entre 3 a 5 USD. Las ediciones antiguas y actuales de cuero de autores como Vladimir Nabokov, Virginia Woolf, Gustave Flaubert y Marcel Proust son realmente hermosas. Precaución: Corren el riesgo de perder buena parte de su sueldo en esta librería. Quedan advertidos 😉

 

Ubicación: Calles Venezuela N7-63 y Manabí (Frente a la Iglesia del Carmen Bajo)

Horario de atención: De lunes a sábados de 9H00 a 17H00

La Luz 3

 

Libreria luz 1

IMG_1577

La ubicación de los lugares visitados se encuentra en este mapa : 

A medida que vayamos investigando y conociendo más “Huecas” literarias reseñaremos información al respecto, de momento la segunda parte de este post lo escribirá @naticartolini en su blog Historias de una Mujer Lobo. Les invito a que compartan datos de  librerías no convencionales o lugares relacionados a escritores y libros ecuatorianos por redes  sociales con el hashtag #RutasLiterariasEC  y así enriquecer este mapa literario. En nuestro país existen muchas librerías con precios accesibles y lugares que guardan historias fascinantes de nuestra literatura, solo es cuestión de ser curiosos y caminar un poco, a la final depende de nosotros que estos lugares tan necesarios para la lectura no desaparezcan.

Imágenes: Natalia Cartolini y Diana Zapata

Agradecimientos: Quiero agradecer al señor Roberto Alvarez Alarcón por su amabilidad y calidez al recibirnos en su Centro Cultural. Es de los soñadores más ilustres que tiene Quito, cuyo amor por promover nuestras tradiciones merece ser difundido e imitado.

Reviviendo la pasión por los clásicos

Estándar

Imagen arreglada 1

Lo admito: Tengo una vehemente fascinación por los clásicos. Si ciertamente hoy en día existen  excelentes escritores destinados a la trascendiencia, así como mayores posibilidades de que sus obras salgan a la luz, gracias a los nuevos recursos de autopulbicación que nos ofrece el crowdfounding y las plataformas virtuales, son aquellos genios litearios forjados en las gestas épicas griegas y los  albores del humanismo mi perdición lectora y creo firmemente que pesar de los cambios culturales experimentados a lo largo de la historia, sus novelas siguen tan vivas como en su época de mayor apogeo. El autor Italo Calvino, en su ensayo Por qué leer a los clásicos nos manifiesta algo muy certero al respecto:  “Los clásicos son libros que ejercen una influencia particular ya sea cuando se imponen por inolvidables, ya sea cuando se esconden en los pliegues de la memoria  mimetizándose con el inconsciente colectivo e individual”.  Seguramente durante la adolescencia su lectura fue un suplicio para muchos pero… ¿A qué se debe esta animadversión?.

 

Hace casi un año tomé la desición de abandonar el derecho para dedicarme de lleno a un sueño que he acariciado por años: Enseñar literatura. Admito que ha sido una de las experiencias más desgastantes en mi vida, y pese a que constantemente estoy leyendo y preparándome, nunca dejo de aprender. Definitivamente un título no te garantiza cultura general ni la entereza por reinventarte cada día en lo que haces.

 

Durante este tiempo, he percibido la actual tendencia de la juventud hacia lo que algunos llaman “Literatura chatarra”. Hoy en día  los estantes de las librerías nos bombardean con novelas de autores de moda, cuyas portadas son visualmente impactantes pero pobres en contenidoo narrativo o lenguaje. La manera como  estas obras son exhibidas me recuerda a los remates de chaquetas o zapatos de marca  por fin de año en las boutiques, antes que espacios confortables donde se pueda degustar de una buena lectura. Libros como Fausto o La Odisea son relegados a segundo plano y por lo general transcurren meses sin que nadie los adquiera, ni si quiera en ediciones ilustradas, a menos que sean parte de la lista de útiles de los chicos, y si a aquello añadimos la furia de inumerables literatos (?) quienes critican duramente a estos nuevos autores, nos encontramos ante un problema ¿Qué sucede cuando el docente  (muchas veces embestido de un pursimo hipócrita) se alimenta de estos prejuicios y replica discursos similares en el salón de clase?

El Club de los Poetas Muertos (2)

El abismo  entre alumnos y docentes es latente. En lugar de fomentar la lectura de los clásicos,  se ha conseguido el efecto contrario. En algunos casos esto ocurre porque es más fácil apelar a la exclusión antes que a la creatividad al momento de enseñar y lógicamente pocos alumnos se motivarán a leer si su maestro les reitera su animadversión por su libro favorito. En los últimos tres años no se ha realizado un estudio acerca de hábitos lectores en el Ecuador, mucho menos de los docentes; en varios congresos a los que he asistido me he encontrado con profesores del Área de Lengua y Literatura que no han leído obras básicas como Ana karenina o La Vida es Sueño, en ese caso ¿Cómo podemos aspirar que el estudiante aprenda algo que no hemos degustado? Promover estas lecturas, que de por sí resultan tediosas para los estudiantes va más allá de la pedagogía, el alumno no es ingenuo y percibe de inmediato cuando el docente no tiene un verdadero conocimiento sobre lo que habla y lo que es peor, cuando enseña acerca de libros que no ha leído, ojo con esto no quiero decir que el profesor debería leer TODO pero sí al menos lo que imparte, caso contrario difícilmente podrá despertar un verdadero interés lector en el alumno.

 

 Algo sí es cierto, el hacer de menos una obra, no hará que el alumno deje de leerla, darle motivos para que se interese en otros libros sí. En los últimos parciales he aplicado algunas actividades, tales como juegos de rol, relacionar hechos históricos con la literatura, teatralizar obras, organizar debates comparativos de las novelas clásicas con las actuales y sobre todo contar a manera de narración las anécdotas y curiosidades de la vida de los escritores, esto llama mucho su atención y es apenas lógico, los docentes nos hemos olvidado que más allá de impartir una materia, estamos promoviendo el desarrollo del pensamiento crítico a través de la literatura y a la vez formando hábitos lectores que la mayoría de jovenes no han adquirido en casa. Compartir las vivencias de un escritor genera empatía y por ende acerca más al estudiante con el libro, como me dijo alguna vez un alumno “Después de todo, pese a la diferencia de épocas no existen mayores diferencias entre uno y otro porque vivimos las mismas emociones”. Transmitir la intencionalidad del autor a través de analogías emocionales acerca al joven a la lectura y  despierta su interés por descubrir que ocurrirá en los siguientes capítulos.  

 

Hace un par de meses hablamos sobre Edgar Allan Poe e hicimos un taller de investigación al estilo Los crímenes de la Calle Morgue enfocado en los hechos extraños que rodearon la muerte del escritor. Al final del taller cada grupo expuso interesantes hipótesis, con ilustraciones y datos al respecto. Fue así como comprendimos la esencia de la novela policial. Y es que los clásicos no es algo se impone sino que se insta a disfrutar como la música o cualquier otra manifestación artística, el docente debe comprender que por encima de lo que el plan de destrezas anual ordena somos una guía para el estudiante desde sus aficiones y gustos, a partir de ahí podemos trabajar y ajustarlo a nuestra planificación.

 

Lograr que el alumno desarrolle aptitudes lectoras es el gran reto del maestro actual. Considero que no existe una fórmula perfecta que garantice el hábito de leer en todos los alumnos, pero al menos se puede potenciar su creatividad e imaginación a través de la narrativa y la gamificación.  Siempre he considerado que cuando una persona halla algo afín a sus intereses continuará buscando más de lo que le apasiona, aplica también a los libros. Mientras tanto sigo descubriendo los gustos lectores de mis alumnos, investigo nuevas estrategias metodológicas y  trabajo en el plan anual de lectura del próximo año lectivo,  ya les platicaré como me va con este proyecto que amo.

  

Fuentes:

Italo Calvino, Ensayo:  Por qué leer los clásicos 

Reto literario: Un mes de ciencia ficción

Estándar

Para el post 1

Hace 150 años, Jules Verne publicó una obra que llevó a toda una generación a acariciar la posibilidad de viajar a otros mundos, explorar lo desconocido, y sobre todo a degustar un fragmento de genialidad a partir de cálculos cuya precisión aritmética aún es un misterio para sus biógrafos. Su título: De la Tierra a la luna.

 

Junto a Herbert George Wells, Verne es uno de los padres del género de ciencia ficción cuyo legado ha sido la inspiración de escritores que no dejan de inquietarnos con presagios distópicos que para muchos podrían resultar descabellados, no olvidemos que el mismo Jules fue víctima de la censura, cuando se le impidió publicar en el ocaso de su existencia la polémica París en el siglo veinte.

 

Más allá de sus elementos narrativos, la ciencia ficción es un viaje a través de la imaginación. Cada premisa representa  una hipótesis acerca de lo que nos identifica como especie y a la vez nos plantea una reflexión profunda sobre nuestro instinto de supervivencia y sentido de autodestrucción, no en vano se han considerado a varios escritores del género como auténticos profetas de las actuales tecnologías.

 

Como amante de las historias relacionadas a cyborgs, robots, extraterrestres y  por supuesto viajes en el tiempo, me he propuesto leer a lo largo del mes de agosto 4 libros de este género y además compartir con ustedes links de interés y anécdotas al respecto. Mi objetivo es animar (a quien desee unirse a este reto) a leer un libro de aproximadamente 300 a 400 páginas cada semana. Tal vez algunos de ustedes consideren que un libro por semana puede ser una meta difícil de cumplir, pero si nos damos el gusto de leer una hora diaria durante 7 días, descubriremos que es bastante factible. Si nos ponemos a pensar, muchos de nosotros tenemos al menos un momento cada día para hacerlo. Puede ser durante el trayecto hacia nuestro trabajo o mientras esperamos en la fila de un banco, por muchas ocupaciones que tengamos, siempre encontraremos un momento para leer. Los libros seleccionados son los siguientes:

Guía del autoestipista galáctico del escritor Douglas Adams.

La mano izquierda de la oscuridad de la escritora: Ursula K. Leguin.

El juego de Ender (libro I) del escritor Orson Scott Card

Neuromante del autor William Gibson 

 

Si en estos días alguien se encuentra leyendo algún libro de ciencia ficción, le invito a que comparta sus opiniones o frases que más le guste de sus lecturas por Twitter con el hashtag #agostodeSciFi

 

De igual forma, les invito al Hangout que realizaremos el sábado 29 de agosto, a partir de las 17H00, donde platicaremos sobre libros, cómics, películas y demás curiosidades de este maravilloso género. En el conversatorio participaremos:

 

Ivan Lasso @ivanlasso escritor de cómics y propietario del blog Proyecto Autodidacta. Finalista del concurso Premios 20 blogs 2015.

Tania Burgos @tanuyeiro Coordinadora del grupo de voluntarios de Wikimedia Ecuador. Escribe para el blog Guayageek y  es una amante empedernida de la literatura.

Diana Zapata @madamemina: Quien escribe estas líneas. Actualmente soy voluntaria en proyectos de libre conocimiento e imparto talleres de animación a la lectura dirigido a niños de 6 a 14 años de edad.

 

 Nunca es tarde para comenzar a leer algo diferente a lo usual, más aún en estos días de verano, así que prepara una taza de café bien cargado, busca un sillón cómodo donde sentarte y sumérgete en los mundos de estos escritores. Que no te admire que al concluir cada libro sientas de repente deseos inocultables de ser parte de una aventura intergaláctica al puro estilo de Michael Ardan. 

 

 Para calentar motores, les dejo esta lista de uno de mis programas favoritos: Profetas de la ciencia ficción. ¡A leer! 

 

 

 

 

El mago de las palabras: Una semana de Alan Moore

Estándar

Alan Moore 4

Alguna vez alguien me dijo que los libros son puentes que unen a las personas y lo reafirmo, ya que gracias a escritores como Frank Miller, Brian K. Vaugh, Scott Snyder y por supuesto Neil Gaiman he descubierto otros autores extraordinarios que disfruto leer, entre ellos: Alan Moore. Lo imagino apilando cada documento y archivo fotográfico de los crímenes más sangrientos de la época victoriana y dibujando los primeros bocetos que años más tarde Eddie Campbell plasmaría a su entero gusto, en una novela gráfica de culto, y es que resulta bastante paradójico que el autor del único cómic (sobre superhéroes además) en la lista de los mejores libros del siglo XX de la Revista Time, sea hoy un ferviente detractor de su actual planteamiento en la cultura pop.

 

Moore irradia simbolismos propios de sus conjeturas esotéricas pero también una polémica visión sobre el poder, la locura, la moral y la condición humana a la que analiza con minuciosa crudeza, no en vano su obra marca un antes y un después en la concepción tradicional del cómic, al que añadió elementos que abrieron la posibilidad de apreciar su calidad argumental. Tenemos por ejemplo From Hell, cuyo fin, según el guionista fue intentar hallar respuestas sobre los asesinatos cometidos por Jack el destripador, las hipótesis que giraron en torno a su identidad y toda una serie de premisas filosóficas acerca de la maldad y la forma en que la sociedad asimila el crimen más allá del mito. Aclamado por muchos y cuestionado por otros debido a la ambigüedad de sus trazos y  extenso volumen, nadie pone en duda su trascendencia en la historia de la novela gráfica.

From hell

 

En V For Vendetta hallamos una verdadera proclama de libertad ante el totalitarismo. La subversión como una furia de ideas que confronta en el pensamiento y en las calles dos posturas extremas: el fascismo y el anarquismo. Dentro de este contexto explora la reconstrucción del ser humano a partir del dolor y horror más profundos. Al leerlo fue inevitable asociarlo con la filosofía del martillo de Nietzsche y en más de una ocasión, me pareció estar ante un fragmento de Así hablaba Zaratrusta, específicamente el poema El camino del hombre creador

Alan Moore 5

 

En Watchmen también hace alguna referencia a Nietzshe pero además aborda al superhéroe como un espejo de la vulnerabilidad humana, la aspiración utópica de justicia  y sobre todo cómo cuestionamos nuestra naturaleza ante la coyuntura del poder. Se ha dicho que esta obra es la mejor novela gráfica de la historia y la verdad no me admira tal apreciación, Watchmen tiene tantas interpretaciones como reflexiones profundas sobre el género de superhéroes gracias al análisis psicológico que Moore formula sobre cada personaje, sus referencias literarias, históricas e incluso científicas, que hacen de este libro, una lectura casi obligada para todo aquel que se precie de ser amante de las historietas y el superhéroe de la edad de oro, en pocas palabras…la esencia misma del cómic. 

Alan Moore 6

 

 The Killing Joke tuvo ciertos elementos que me recordaron un poco a V for Vendetta. En este cómic corto, Moore explora la locura más allá de la conducta criminal de The Joker y nos plantea la probabilidad de que tanto el villano como el superhéroe la padecen pero canalizada de distinta forma. Ambos son piezas disímiles que de alguna manera encajan en una ciudad donde proliferan los crímenes retorcidos y  la doble moral de sus habitantes.

  

La broma asesina, ha sido objeto de varias polémicas debido a cierta escena en la que se narra la tortura y violación de un importante personaje femenino de este universo, algunos críticos, incluso llegaron a calificarlo como una apología del delito a lo que Moore se defendió alegando que su objetivo no era ofender a nadie en particular y que a la final son solo personajes de cómic. Si deseas profundizar más en el tema, en esta entrevista realizada a Moore hace 3 años encontrarás disertaciones bastante interesantes al respecto, así como las razones que motivaron su rompimiento con DC. 

 

tumblr_l9etnigq4p1qapzloo1_500

 

 La liga de los caballeros extraordinarios fue la mejor elección para cerrar (de momento) mis lecturas de Moore. Aquí encontré un estilo que me recordó un poco a los Penny Dreadful debido a su tinte detectivesco y ambientación de la época victoriana. Lo mejor son los cameos de personajes míticos de la literatura fantástica creados por escritores como Wells, Doyle,  Stoker, entre otros, que resultan muy divertidos e ingeniosos. No tiene el mismo nivel de sus otros cómics pero logra transportarnos con facilidad a realidades alternas donde encontraremos marcianos asesinos y aventuras fantásticas con giros inimaginables. Es todo un viaje a través de los clásicos que leíamos en la niñez pero con ese toque de psicopatía y malicia al que nos tiene acostumbrados Moore.

the-league-of-extraordinary-gentlemen1_0

 

A pesar de su misantropía y las desavenencias con la industria del cómic, Alan sigue trabajando duro, y lo hace con la misma  ilusión que dio luz sus primeros textos a finales de los 70. Los estudios y la prensa podrán criticar cuanto deseen, nada impide que siga creando, porque para este mago del caos, la escritura debe ser tratada como una poderosa deidad y por tanto requiere de decisiones y saltos inesperados, Moore no ha dejado de darlos y por ello no debe extrañarnos que se encuentre en constante búsqueda de nuevos retos estilísticos; ahora mismo se halla escribiendo su segunda novela titulada Jerusalem, que según dice tendrá más de un millón de palabras, y forma parte del proyecto Electrocomics, a través del cual busca nuevas formas de impulsar el webcomic. El mago continúa haciendo lo que mejor sabe: transportarnos a su mundo de palabras, donde habita la criatura indómita que le inspira a escribir… ¡a seguir leyéndolo!.

 

Si deseas From Hell y The League of extraordinary gentlemen en digital, puedes dejarme tu dirección de correo electrónico en la sección de comentarios para enviártelos. Encontrarás The Killing Joke en este link. V for Vendetta está completo en español aquí. Puedes leer Watchmen y otros cómics en esta página.

 

Referencias: